LUCY

En el cielo con diamantes                                                                     Por  Dani Segura



                                     

Pese a que, en la última época, había estado mucho más activo como productor y como guionista, parece que Luc Besson está recuperando el interés por volver a dirigir, ya que ha firmado dos largometrajes de forma consecutiva: primero la (flojita) comedia negra «Malavita», y ahora un «thriller» de acción, «Lucy», que encaja de forma más natural en su universo personal.



Uno de los (falsos) mitos científicos más extendidos popularmente es aquel que dice que solamente utilizamos un 10% del potencial de nuestro cerebro, y que, de poder emplearlo a pleno rendimiento, prácticamente podríamos hacer explotar cabezas a distancia como en Scanners. Películas de género como El vuelo del navegante, El cortador de césped o Sin límites han perpetuado la leyenda urbana, de la misma
manera que sectas como la Iglesia de la Cienciología lo utilizan como base de su sistema de creencias, cuando en realidad los avances en neurología hace años que han permitido comprobar científicamente –a través, sin ir más lejos, de escáneres cerebrales– que no es cierto: nuestra materia gris siempre está a pleno rendimiento, incluso mientras dormimos. Luc Besson es consciente de ello, pero cuando le llegó el rumor, «la idea me pareció realmente fascinante. ¿Qué pasaría si pudiéramos usar más de un pequeño porcentaje de nuestro cerebro?».

Interesado en el funcionamiento cerebral, el director se asoció «con un grupo llamado ICM [Institut du Cerveau et de la Moelle Épinière]. Soy uno de los fundadores. Trabajé con ellos, y construimos un hospital enorme en el extranjero. Allí hay algunos premios Nobel». Lo que aprovechó para hablar con «un par de profesores», sobre todo porque quería asegurarse de que «partía de algo real». Así, aunque se reafirmó en la falsedad de la teoría del 10%, se encontró con que, por ejemplo, «tenemos cien mil billones de células en nuestro cuerpo. Y cada una envía mil señales por segundo. Esa es la red que tenemos dentro. El número de información por segundo que generamos es enorme». Con todo eso en mente, se sentó a escribir la primera versión de Lucy, en la que trabajó «durante tres años, y la acabé hace siete. Pero lo dejé en un cajón porque aún no sabía lo suficiente al respecto. Así que esperé un par de años, y volví a ello de nuevo hace poco». Lo divertido del libreto resultante, al menos según Besson, es que «la mitad de lo que explico en él es verdad. La otra es totalmente mentira. Pero si lo mezclas todo, da la sensación de que es real».


MÁS ALLÁ DEL 100%

Señala el director y productor que el título del largometraje (y de su protagonista) es una referencia «a Lucy, la primera mujer que se descubrió. Vivió hace 3,4 millones de años, y su cerebro pesaba 400 gramos. El nuestro, hoy en día, pesa un kilo y cuatro gramos. Hemos ganado un kilo de cerebro en cuatro millones de años». Con lo que, de alguna manera, Besson ha querido plantearse, siempre desde la óptica de la más pura y dura diversión, «el sentido de la vida. ¿Qué es la inteligencia? Mi heroína tiene acceso a todas las preguntas que nos hacemos sobre de dónde venimos y quién ha creado el mundo».

El largometraje, ambientado en un mundo corrupto, dominado por la mafia, las bandas y los drogadictos, está protagonizado por una joven, Lucy (Scarlett Johansson), que el director describe como «una chica normal y corriente. Está estudiando en Taipei [Taiwan]. Y se pregunta qué hacer con su vida, como cualquier estudiante de 22 ó 23 años». Todo cambia cuando el grupo mafioso liderado por el Sr. Jang (Choi Min-sik) la rapta para obligarla a ejercer de mula para ellos, transportando una droga experimental dentro de su estómago. Pero, accidentalmente, una de las bolsas se rompe y la sustancia empieza a llegar a su torrente sanguíneo, disparando sus capacidades al mejorar el rendimiento de su cerebro, prácticamente convirtiéndola en una superheroína y, tal y como explica Besson, «a consecuencia de eso, sabe lo que hacer con su vida. Empieza a evolucionar». Aun así, buscará la ayuda del profesor Norman (Morgan Freeman), un experto en neurología que intentará entender el proceso que está teniendo lugar en el interior de la joven...


LAS CHICAS SON SUPERGUERRERAS

Besson reconoce que siempre ha sentido un especial interés hacia los personajes femeninos porque, según explica, «desde el punto de vista físico, evolutiva y biológicamente, no se pueden defender: son más débiles, y si tienen que luchar, no pueden. Así que tienen que usar algo más. Tienen que ser brillantes, tienen que pensar, tienen que sobrevivir. Es lo que me encanta de ellas». Lo cual compara con
«la historia del talón de Aquiles. Si no lo tuviera, no sería interesante, sería como un Terminator. Y nada más. Pero lo tiene, y es lo que lo hace apasionante». En esta ocasión, ha optado por Johansson, en sus propias palabras, porque quería alguien «que estuviera implicado, porque iba a molestarle las 24 horas del día. Así que tenía que ser alguien preparado para ello», algo que encontró en la actriz, a la que describe como «un hueso duro de roer. Es de Nueva York, así que con ella todo es en plan: “Vale. ¿Qué mas da?”».

Pero en Lucy, como en la mayor parte de las producciones de EuropaCorp, toman especial protagonismo las escenas de acción. Besson explica que, a la hora de planificarlas, piensa «en las secuencias en sí y en las localizaciones que tengo». Uno de los ejemplos más espectaculares es la persecución que se produce en París, «en una calle muy conocida llamada Rue de Rivoli», y que el director señala que lleva recorriendo «unos treinta años, así que la conozco al milímetro», así que simplemente tuvo que sentarse a escribirla «como un pequeño poema. Escoges un ángulo y luego conectas con el siguiente. Es como escribir una canción. Tienes que considerarlo como un pequeño ballet». Al mismo tiempo, las capacidades superheroicas del personaje de Johansson han provocado que el largometraje, según explica el director ejecutivo de EuropaCorp, Christophe Lambert, tenga «el presupuesto más alto de la historia de la productora… Luc Besson nunca ha usado tantos efectos especiales en una sola película».                                                                                                                                                                                                  



Francia, 2014. T.O.: «Lucy». Director y guionista: Luc Besson. Productores: Luc Besson, Christophe Lambert. Producción: EuropaCorp, TF1 Films Production. Fotografía: Thierry Arbogast. Diseño de producción: Hughes Tissandier. Música: Éric Serra. Montaje: Luc Besson. Intérpretes: Scarlett Johansson (Lucy), Morgan Freeman (Profesor Morgan), Choi Min-sik (Sr. Jang), Amr Waked (Pierre del Rio), Pilou Asbæk (Richard), Analeigh Tipton (Caroline), Mason Lee (Actor), Christophe Tek (Wang Man).



Articulo publicado en el número 348, Julio-Agosto 2014.

© DIRIGIDO POR, S.L. Prohibida su reproducción total o parcial.

 
 RevistasRevistas.html
 LibrosIntrod._Libros.html
 Suscripciones y pedidosContacto.html
 Quienes somosQuienes_somos.html
Reportaje
AdemásImagenes_Ademas.html
CríticaImagenes_Critica.html
SumarioImagenes_sumario_348.html
StaffImagenes_staff.html
Artículos archivoImagenes_Indice_Archivo.html
Sumarios anterioresImagenes_sumarios_anteriores.html

Nº 348

Julio-Agosto 2014